• Expertos de distintos sectores analizan el perfil del nuevo consumidor de energía en “Els Juliols”, curso de verano organizado por la Fundación Naturgy junto con la Universidad de Barcelona.
  • Durante una semana, más de una docena de expertos abordaron cuestiones como la pobreza energética, la importancia de la digitalización y conectividad con el nuevo consumidor energético, así como el impacto del sistema en el medio ambiente y la salud humana.

La Fundación Naturgy, organizó esta semana en Barcelona la XIII edición del curso de verano Els Juliols, realizado en colaboración con la Universidad de Barcelona, este año, bajo la temática ‘El nuevo consumidor de energía’. Durante cinco días, doce expertos de diversos campos relacionados con la tecnología, economía, sociedad, ciencia y comunicación profundizaron en el perfil del nuevo consumidor y en sus inquietudes e intereses dentro del modelo energético actual.

El  director general de la Fundación Naturgy, Martí Solà, inauguró el lunes el curso junto con el Rector Magnífico de la Universidad de Barcelona, Joan Elías García; y el Catedrático de Recursos Energéticos de la Universidad de Barcelona, Mariano Marzo, que también actuó como conductor del seminario.

La sesión arrancó con la ponencia ‘La era de la diversificación energética: hacia el mix más diverso de la historiapor el experto Mariano Marzo, que realizó un breve repaso de los principales factores que afectan a la transformación del escenario energético. “Vamos hacia la era de la diversificación energética, por lo que llegaremos a una proporción de consumo de combustibles no fósiles y fósiles de un 40, 50 y 60%”, apuntó.

El experto y gerente de Sector Utilities The Boston Consulting Group, Javier Argüeso, fue el encargado de iniciar el segundo bloque de la jornada, con su intervención ‘¿Hacia dónde va el consumidor de energía hoy? Una visión desde el punto de vista de la empresa’.  El consultor destacó la forma en la que el perfil del consumidor está cambiando “buscamos conveniencia, experiencia única, y a su vez, se está produciendo un cambio tecnológico que permite cambiar la manera en que las empresas se relacionan con los clientes: estamos en la era del dato”. En este entorno “las empresas energéticas tienen una oportunidad para ofrecer nuevos servicios”, explicó Javier Argüeso.

Por su parte, la sesión del martes abordó dos cuestiones clave en el sector como son la información y transparencia.  La jornada empezó con un caso práctico sobre la estrategia de comunicación de las empresas energética de la mano de Sonia Domènech, directora en la agencia de comunicación Román y Asociados, que enumeró los diferentes stakeholders a tener en cuenta y la importancia de llevar a cabo una “comunicación transparente y planificada en la que tengamos portavoces formados”.

La jornada del martes finalizó con la intervención del periodista especializado en Medio Ambiente y Ciencia de La Vanguardia, Joaquim Elcacho que apeló a la responsabilidad del tratamiento de la información sobre energía en los medios de comunicación y cómo la aparición de nuevos medios especializados digitales suponen un factor positivo para su recuperación.

De la pobreza energética a la competitividad empresarial

El miércoles la jornada se dedicó a los precios y costes que se pagan por la energía y de cómo hacer frente a la factura ante problemas económicos mediante diversas iniciativas. María González de Perosanz, Consejera Técnica de la Subdirección general de Energía Eléctrica del Ministerio para la Transición Ecológica, explicó el funcionamiento del “bono social” en España. “Es el principal mecanismo de protección para el denominado consumidor vulnerable de energía eléctrica, enmarcado dentro de un conjunto de líneas de actuación destinadas a aumentar la protección del consumidor en el sector eléctrico”, destacó la consejera y estimó que dos millones de hogares en España son potenciales beneficiarios de este bono.

Por su parte, la responsable de Proyectos Sociales de la Fundación Naturgy, Ester Sevilla, explicó las diferentes causas y grados de vulnerabilidad energética que se categorizan en 6 niveles según tipología y situación de familia afectada. “Las causas de la vulnerabilidad energética son la falta de ingresos de las familias, la deficiente construcción de viviendas y el alto coste de la energía, y ahora se añade una cuarta: la falta de formación de los consumidores”, explicó. Y destacó una de las iniciativas de la Fundación Naturgy, la Escuela de Energía, proyecto con el que se ha formado a más de 6.000 personas en los últimos 18 meses, principalmente trabajadores sociales del Tercer Sector, técnicos de administraciones públicas y miembros de familias vulnerables, para mejorar la eficiencia y reducir el consumo de energía.”Es esencial conocer nuestros hábitos de consumo para saber la forma en la que podemos adaptar la factura energética a nuestras necesidades y ser más sostenibles”, explicó Ester Sevilla.

Conectividad permanente con el nuevo consumidor energético

El jueves abrió la jornada el Responsable de Desarrollo de Negocio de Medida de ZIV, Txetxu Arzuaga, con su ponencia sobre conectividad y servicios a medida del cliente en el sector energético. A través de un caso práctico hizo un repaso de la forma en la que consumimos, a través de internet cualquier tipo de servicio, y cómo la conectividad está ganando terreno en todos los ámbitos, y tiene cada vez más presencia en la gestión del consumo en el hogar. En ese sentido destacó como el nuevo consumidor de energía podrá controlar mediante una app en su dispositivo móvil la energía que está utilizando, recibirá alertas de cuando consumir según tarifas y franja horaria. “Con este sistema las empresas energéticas pueden ofrecer servicios más adecuados teniendo en cuenta los consumos, y reducir sus costes operativos”, destacó.

El encargado de finalizar el penúltimo día de “Els Juliols” fue Arthur Jouannic, Principal Analyst de Delta-Ee, que ofreció mediante un ejemplo práctico los nuevos servicios y productos basados en la conexión con el consumidor.

La perspectiva de salud y medio ambiente ponen el broche final del curso

La primera intervención de la jornada de clausura fue  la de Elena Boldo, científica titular del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, con su ponencia ’Impacto de las emisiones de la energía en la salud humana: evidencias recientes’. Durante su intervención, Boldo expuso como el cambio climático y el deterioro de la calidad del aire se relacionan con una elevada morbimortalidad: 7 millones de muertes prematuras al año en el mundo, según la OMS. Y resaltó la necesidad de “la transición hacia las energías renovables, la eficiencia energética y la reducción de consumo son ya aspectos ineludibles en beneficio del clima, de la calidad del aire y de la salud pública”.

Por su parte, Jorge Miguel Unsión, técnico de regulación de energías de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de la Dirección de Energía, dio las pautas para que el impacto del sistema energético sobre el medio ambiente sea el menor posible. “Desde hace años, tanto en España como en el resto de Europa, se ha observado con preocupación el incremento de empresas que se atribuyen cualidades “verdes” o “renovables” a sí mismas, o bien a los productos y servicios que ofrecen. En el caso de la electricidad, se ha creado un mecanismo transparente y objetivo para que exista un soporte veraz que justifique estas afirmaciones por parte de las comercializadoras de energía eléctrica”.

La Fundación Naturgy

La Fundación Naturgy, fundada en 1992 por la compañía energética, tiene como misión la difusión, formación, información y sensibilización de la sociedad en temas de energía y medio ambiente. También desarrolla programas de Acción Social tanto en el ámbito nacional como internacional, incidiendo especialmente en actuaciones destinadas a paliar la vulnerabilidad energética. En el ámbito cultural promueve acciones orientadas tanto a la preservación y difusión del patrimonio histórico del sector del gas y la electricidad.

 

Barcelona, 13 de julio de 2018

Imágenes